Make your own free website on Tripod.com
Otros poemas
Home
trabajos literarios
Poema:Canto a la Guaira
Poema: Aromático café
Otros poemas
Las composiciones musicales
La Revista "Progreso"
Contácteme

Gilberto Bruzual B.

Poemarios editados:

MAR Y RÍO, Diluvio de Poemas. 2008. UNEG.

      PENSAMIENTOS. Universidad Simón Bolívar.1986.

      REFLEXIONES. Universidad Simón Bolívar.1992

 

  • MAR Y RÍO DILUVIO DE POEMAS

  • *

    *

    Autor de los siguientes poemas
     
  • El agua es un elemento primordial para el cuerpo humano. Ese mismo líquido vertido en el corazón del mar o de un río constituye para muchos hombres el alimento esencial de su espíritu. En la vida en su corto y bello transitar nos esperan muchos diluvios y marejadas: reflexión y fortaleza.

     

           Por ello, la razón del título y subtítulo  de este poemario y del significado de muchos de sus cánticos. Algunos de ellos fueron dados a conocer en la revista PROGRESO, editada por más de veinticinco años en el litoral central y en los poemarios PENSAMIENTOS y REFLEXIONES publicados por la Universidad Simón Bolívar donde ejercimos la docencia por largo tiempo.

           Sin ser una antología, porque contiene en su mayor parte creaciones inéditas, MAR Y RÍO, para nosotros,  se asemeja a una especie de fuente de aguas milagrosas que alivian y recrean las necesidades y preocupaciones del alma. Además, se incluyen en este trabajo varios temas poéticos musicales del autor.

                                         Gilberto Bruzual Báez

    Pronto Publicación del Poema AROMÁTICO CAFÉ

     

     

     

    Poesías del Poemario
     "Mar y Rio, Diluvio de Poemas" 
    (Octubre, 2008)
     
    ¡Reflexiones y filosofía de vida!
     
     
     

    NUESTRO DILUVIO

     

    Y Dios nos dijo

     por luz de la Milagrosa:

    Os concedo por ahora

     la vida junto con tu familia.

    Guía tu rebaño,

    por el sendero del bien.

     

    Comenzaréis de nuevo

    sin protesta ni rencores,

    abriendo tu corazón a Dios

    y recordaréis

    que sólo él es dueño

    de todo y de vuestras vidas.

     

    A orillas del Caroní,

    a cinco días del diluvio,

    terminando siglo

    para un nuevo milenio,

    otro renacer.

    Horizontal Divider 1

    MAR Y RÍO

     

    Como una dimensión volcánica

    el tiempo oprimido

    prepara su temerosa fuga.

    Mientras tanto, desde su cima

    recorre en su túnel

    el recuerdo pérfido

    de una absurda estancia

    en que las hojas secas

    atesoran vivencias doradas,

    encienden maderos

    que van navegando sin rumbo,

    soles y lunas por aguas turbulentas

    en ese río y en ese mar.

    Esta vez las olas dibujaron

    un paisaje de pensamientos

    confundidos entre el llanto

    de un dulce y electrificante raudal

    y la risa salobre perdida

    de ese lejano horizonte.

    Mar y río, aguas mestizas

    de un mismo remolino y raudo.

     

    MAREJADA

     

    Quedaste desnudo,

    lloraste, mas no te quejaste.

    Extraviaste tu naviero,

    lloraste, pero no protestaste,

    porque valoraste lo trascendental,

    conservaste la esperanza

    y la fe en la mano de Dios.

    ¡Caíste, lloraste, te paraste!

     

    Sufriste y resististe

    las heridas inferidas

    por espinas de corales.

    Convertidos en praderas,

    te brindarán un diluvio de flores

    tan lindas como las de los

    jardines del cielo mayor

    que perfumarán y recrearán

    tus efímeros vuelos celestiales.

     

    Inclementemente lloraron las estrellas

    y los caminos se llenaron de piedras.

    En uno de esos senderos donde

    sembraste con sacrificio y valentía,

    germinarán frutos y panes,

    que más que alimento de tu cuerpo

    servirán para impulsar, como el vino,

    tu espíritu cósmico inmortal.

     

     

     

    Navegante, un heraldo se escucha.

    Después de esa obscura noche

    la brisa de un mar sereno

    comienza a soplar hacia un río,

    llevando el pequeño velero

    a un paraíso plateado

    con la seguridad astral

    que en un nuevo amanecer

    la luz radiante del sol

    pueda secar completamente

    las melancólicas lágrimas,

    devolviendo al corazón

    su sonrisa perdida,

    continuando con más energía

    la travesía permanente de las aguas

    con intensos  o lánguidos temporales.

     

    La vida es una marejada:

    bajos y altos oleajes.

    Aprendemos a navegarla,

    comprender lo extraordinario

    y el privilegio de la existencia.

    Aprendamos a vivirla, disfrutando

    los pequeños grandes momentos.

     

     

    LLUEVE

     

     

    Llueve, llueve.

    La tarde está muy sola,

    triste, melancólica;

    la alegría se disuelve

    en aguas del recuerdo.

     

    Llueve, llueve mucho,

    lloran las nubes,

    aflora en el refugio

    un arcoiris de penumbras.

     

    El mar, la montaña,

    el río y la lluvia se congregan,

    conversan...no sé de qué...

     

    ¿Cuándo volverán,

    cómo y donde?

    Sólo Dios sabe.

      

    Llueve, llora, llora la tarde.

    la tarde se acongoja,

    el cielo confundido

    adormece mi corazón.

     

    Alejada la tormenta

    con sus indolentes gritos,

    muere la tarde

    en  misteriosos ritos.

     

    El viento recupera su sonrisa

    al besar suavemente la bruma

    en esta noche de clara luna.

    NO SERÁ IGUAL

     

    Desde un balcón de cristal

    en un cielo azur

    Juanita y Reverón

    llorando contemplaron

    la partida de su navío

    por muchos años anclado

    en tranquila playa

    de cálidas arenas dormidas.

     

    Para el caminante

    no será lo mismo

    un amanecer en Macuto

    sin el viejo Castillete.

     

    Para los enamorados

    no será igual

    un rojizo atardecer

    sin el bello Castillete.

     

    Para el canto de los pájaros

    no habrá mucha inspiración

    sin la mirada cercana

    de ese nido de paisajes.

     

    ¿Adónde se fueron a vivir

    las muñecas y sus trapos,

    caballetes, pinceles y retratos?

     

    Río y mar se llevaron la ilusión,

    mar y río se llevaron la alegría.

     

     

     

    VERSOS LIBRES

     

     

    Los versos de mis poemas

    son libres como el mar,

    como la joven gaviota

    en su placentero vuelo

    de cada mañana;

    libres como la brisa

    refrescante de la Llovizna

    y el canto armónico de los tepuyes

    en sus bellos atardeceres.

     

    Los versos de mis sonadas rimas

    no los quiero prisioneros

    ni en el escapado

    castillete de Reverón

    o en los apagados

    castillos de Guayana.

     

    Los versos de mis suspiros

    los quiero libres,

     libertinos de verdad,

    sin ataduras de metros

    en mi intranquilo

    y libre pensamiento.

     

     

     

    INVENTARIO

     

    En el inventario

    de un laberinto vacío

    vale más lo salvado

    que lo extraviado.

    En la revisión de los libros

    cuentan más los haberes vividos

    que los activos perdidos.

     

    ¿Qué perdiste?

    No perdí nada,

    excepto unos zapatos rotos,

    cachivaches por montón,

    el catre, dos bacinillas,

    la olla de presión,

    un escandaloso televisor

    y una vieja cafetera...

     

    Salvé lo más preciado:

    las ovejas de mi rebaño,

    incluso las más lanadas.

    Salvé mis poemarios

    y las ganas de vivir,

    una cartera beis,

    un paraguas bondadoso

    y unos lentes de carey.

     

    La cartera seguirá

    medio llena o vacía.

    El paraguas me protegerá

    de otra tempestad.

    Y ahora con los mismos lentes

    puedo claramente

    estimar y comprender

    aquella parte de la vida

    que antes no podía ver.

    DOMINGO DE RAMOS

     

    Madre:

    Domingo de ramos

    por la mañana.

    Domingo como su nombre.

    Te ausentas como bella Reina

    acompañada de mucho amor

    a encontrarte con nuestro

    querido padre

    y con otros de tus frutos.

     

    Madre santa,

    domingo de ramos

    antes de resurrección,

    día hermoso aunque

    aireado de mucha tristeza,

    comienzo de mañana

    de un vuelo final.

     

    En la aurora de tus sueños,

    madre, no hubo despertar,

    tampoco despedidas,

    sólo un dulce adiós,

    separación transitoria,

    volvernos a ver

    en el Reino  de Dios.

     

    Madre, domingo de ramos,

    ramos de flores

    como tu fecunda vida,

    sendero de amor y de bien,

    luz divina,

    luz eterna en nuestros corazones.

     

    Por ti, madre nuestra,

    doblan las campanas en este

    primer domingo de ramos

    de un nuevo siglo.

    ¡Dios te bendiga!

    descansa en paz

    madre querida.

    Domingo de ramos

    de otro amanecer.              

     

    Domingo 8 de abril de 2001.

     

     

    CARABALLEDA

     

    Sigo mi andar a las seis de la mañana.

    De nuevo detengo el tiempo inquietante,

    vamos con mucha prisa obscura

    para llegar al puerto cercano.

     

    Ni siquiera disfrutamos

    de la hermosa naturaleza,

    de los tristes uveros cansados

    con la ubre seca dormida.

     

    Olvidamos el privilegio del mar,

    de la pureza del aire frente

    a la impureza de la vida.

     

    Risueña mañana  anuncian

    los cálidos rayos del rey solar,

    ya ha despertado la tranquila playa

    con el alegre cantar de las olas

    y el cortejo marcial de los grises

    cangrejos y las blancas garzas marinas.

    Limos, algas, musgos, caracoles,

    troncos y ramas, peculiar aroma

    adornan todo un paisaje marino.

     

     

     Es así como contemplo serenamente

    una bahía de la Villa del Collado,

    bella playa de un Palmar Oeste.

    Siento el infinito mar, abrumado,

    mar celeste, símbolo de libertad

    y grandeza,

    símbolo expresivo de la vida,

    agua, mucho agua en el cielo

    en la fugaz y preciada vida.

     

    Insignificante travesía.

    Sólo las huellas cristalinas

    mantienen la existencia del ser.

    Por más amor a ese majestuoso mar,

    no las dejes, no las siembres en él,

    no las siembres en la playa,

    la arena se marcha con el aire:

    márcalas en la humanidad,

    déjalas con el bien trascendental

    y vivirán eternamente.

     

    Reflexiones en esta mañana friolenta,

    refrescante en el mar caribe

    de Nuestra Señora de Caraballeda

    en un nuevo diciembre del año noventa,

    más allá de la ruta otoñal,

    en mitad del camino,

    navegando a puerto seguro.

     

    ESTUDIA

     

    Anda hijo estudia

    que la ignorancia es buena,

    pero el saber es mejor.

     

    Anda hijo estudia

    que tu lo necesitas

    y tus hijos también.

     

    Anda hijo estudia

    que Venezuela te espera

    y te ofrece un porvenir.

     

    Anda hijo estudia

    que la nación pide

    hombres honestos y educados.

     

    Anda hijo estudia

    en el día y en la noche

    y tendrás un padre feliz.

     

    Hijo: quiero que seas agradecido

    con la humanidad

    que tanto te ha dado.

    Cultiva tu corazón,

    tus sentimientos y el saber.

    No te quiero para mí,

    no soy egoísta,

    te quiero ciudadano de bien,

    la patria te reclama,

    anda hijo estudia.

     

     

     

    SILENCIO

     

    Cuando estés conmigo

    olvídate del tiempo.

    Cuando junto respiremos

    alejémonos del mundo,

    acaríciame con ternura,

    bésame con la miel

    de tus labios divinos,

    ahógame con calor ardiente

    y duérmete en mi vida.

     

    Cuando en silencio termino

    de pensar en tu pensamiento,

    siento tu vida  en la mía,

    escucho campanas de amor.

    ¡Calla y no digas nada,

    que sólo vale tu silencio!

     

     

    EN EL ALTAR

     

    Señor he venido a tu casa

    a entregarte la flor de mi vida

    a llevarla al altar de tu iglesia

    para que sea muy feliz en su destino.

     

    Te pido Señor me los bendigas

    te ruego Señor los ilumines

    la paz y el amor estén con ellos

    mucha comprensión

    y comunión entre los dos.

     

    Mañana estaré muy tranquilo

    al saber que tu reino los protege,

    ahora te pido perdón

    por mis pecados cometidos

    en este mundo.

     

    Cantemos alegres por ellos

    cantemos el Ave María,

    Señor hoy te los entrego,

    Señor dales tu bendición.

     

     

     MACUTO

     

    Macuto con sus bellas playas

    refugio de ese gran pintor

    Armando Reverón

    te admiramos por siempre

    y te añoramos con tu Juanita

    en el viejo castillete.

     

    Reza la leyenda que en las noches macuteñas

    salen caminando Andrés Mata y Reverón

    pasan por la playa y por el fresco malecón

    rumbo a la placita de las aves de marfil

    Reverón con sus pinceles,

    Andrés Mata con sus versos,

    pintan a Macuto la reina del mar,

    le cantan a Macuto la novia del sol.

     

    Las flores más lindas que he tenido

    crecieron en el jardín del cielo,

    Galipán es parte de Macuto,

    parte de mi vida,

    mi sueño adorado.

     

     Reza la leyenda que en las noches macuteñas

    salen caminando Andrés Mata y Reverón

    pasan por la playa y por el fresco malecón

    rumbo a la placita de las aves de marfil,

    Reverón con sus pinceles,

    Andrés Mata con sus versos,

    pintan a Macuto la reina del mar,

    le cantan a Macuto la novia del sol.

     

    Los besos que tu me has brindado

    embriagan mi  cuerpo y mi alma

    me embelesen como cuentos de hada

    mirando las estrellas, sintiendo tu amor.

     

     

     

    DOMINGO EN CACHAMAY

     

    Domingo por la mañana

    me levanto bien temprano

    salgo pronto de la casa

    a tomar aire bien puro,

    me voy para el Cachamay

    a comer mango divino,

    me voy para el Cachamay

    a caminar con el río,

    me voy para el Cachamay

    a disfrutar de la vida.

     

    ¡Ay! Cachamay, Cachamay

    de mis amores

    paraíso de Guayana

    que me abrió  su corazón,

    como olvidar

    los momentos que he vivido

    y junto a seres queridos

    que me dieron su calor.

     

     

    Cuando estoy en este parque

    el tiempo se me detiene

    mirando tanta belleza

    que tiene mi Venezuela,

    paseando por el Cachamay

    la mañana se hace alegre,

    el canto de la cascada

    me hace sentir muy feliz,

    la brisa de La Llovizna

    sopla alegre para mí.

  • *

    UN SUEÑO

     

    En la bruma de un querido mar

    el silencio ahogó el grito piadoso

    de una noche infernal.

    En felices días,

    despidiendo el milenio,

    durmieron eternamente las aves

    en la blancuzca y hermosa playa.

    Sólo sé que fue un sueño

    en mi fugaz existencia.

     

    Los verdes corales marinos

    apagaron sus alegres luces.

    ¿Orden de Dios,

    castigo del hombre?

    Con la brisa del mar,

    en segundos todo se fue

    como se va la vida.

     

    La fecunda tierra calurosa

    abre sus entrañas,

    escupiendo iracundas piedras

    más grandes

    que el infinito universo

    con aroma de intranquila muerte.

    ¡Bendito río dormido!

    herido por mano inconsciente

    cobró deudas pendientes.

     

    unos quedaron sin vida

    otros quedaron sin alma.

    No sé si quedé sin vida

    No sé si perdí mi alma.

    Él sabe el por qué,

    el humano también;

    las oculta para poder tener

    y no ser.

    Al final, se  empobrece.

     

    El rosal en el otoño

    sin rosas rojas ni blancas.

    Las dolorosas espinas

    las harán florecer,

    más bellas que nunca

    regadas por aguas dulces,

    monumentales caudales

    en un nuevo camino.

     

    Para los luceros

    la estrella mayor

    perdió su encantador brillo

    de las noches con luna,

    de los días de sol.

    Mañana, será un sueño olvidado,

    no así el bello milagro

    concedido por ella

    en mandato supremo.

     

     

     

    GARZAS DE LA CIUDAD

     

    ¡Buenos días, río grande!

    ¡Bienvenido, caminante!

    Azuleja mañana dominante

    de zafiro con  brillante.

     

    ¿Las garzas patas cortas

    donde se esconden?

    Ellas no se ocultan

    como el cangrejo marino,

    vuelan y vuelan  por allí

    como buen colibrí

    sin poder exhibir

    un fiel pedigrí.

     

    Temprano las verás

    bebiendo agua en el río

    en ese manantial divino

    como sabanal llanero

    de  sabor mañanero.

     

    Dicen por allá...

    que los de por aquí...

    ni los buenos días te dan

    ni aun cuando se van.

    Tienen alma de hierro,

    corazón de acero puro

    rodando siempre en apuro.

     

    No tienen tiempo ni razón

    para hablar con Dios,

    menos de admirar

    las garzas cristalinas

    en ese pintoresco lugar

    que todos los días del año

    canturrean como buen cantor

    la vida con gran candor.

     

    Aquí...

    sólo sueñan con hallar

    el falso perdido collar.

    Por eso en su llorar

    queriendo siempre troyar

    aunque hagan un tronar

    no pasan con su sonar

    por el portal

    de un formado hogar.

     

    Por ciegos y despreciantes

    no disfrutan ni un instante

    del pentagrama bien flamante

    de estas garzas tan radiantes.

     

     

    DESPERTAR EN MACUTO

     

    Primero de las flores

    en nuevo siglo y milenio,

    privilegio de conocerlos

    o que ellos me conozcan.

    Primero de mayo

    ocioso en Macuto.

    El espejo del otoño

    reflejan los pasos

    de las montañas,

    pinceladas del mar caribe.

     

    En silencio contemplo frente

    a las rosas de Galipán

    tus mansas y confundidas

    aguas que se tornan en bellas olas.

     

    Te veo besar los labios

    rojos encendidos

    de una playa inocente,

    inolvidable clara mañana

    en otro arrecife

       de mi tempestad.

    Y en estos momentos,

    sólo elevo a Dios

    con extensiva fe

    una dulce oración en Macuto

    arroyo de felicidades.

     

    Llora Macuto desolado,

    lloran en Macuto sus  uveros,

    marcharon seres queridos,

    volaron sus palomares.

     

    ¡Macuto no es como antes!

    solo y triste se despierta,

    solo y triste se adormece,

    tesoro de su tragedia.

     

    Pero Macuto

    algún día

    muy cercano

    despertará alegre

    como lo hace el sol

    cada mañana.

    Despertará cantando

    y gritando:

    soy  Macuto otra vez,

    con mis bellas playas,

    eternas amistades,

    refugio  de un  gran pintor.

     

     

    SANTA RITA DE MANAPIRE

     

    Con el viento fresco de la llanura

    voy caminando en sabana pura.

    En el Socorro nos encontramos,

    paraíso donde soñamos,

    Santa Rita de Manapire,

    Caicara del Orinoco está en la ruta

    antes de llegar a Cabruta.

     

    En las decembrinas mañanas frías

    como en los otros días

    la vaca llama al becerro

    para brindarle su ubre,

    mano campesina la cubre

    para ordeñarle su ubre.

     

    Con el cantar alegre de los gallos

    guayoyo y leche de vaca bebemos,

    de tierras andinas, aromáticos granos,

    de Manapire, oro blanco tenemos.

     

    En la mesa socorreña

    nunca falta el queso llanero,

    parranda y arepa hecha con leña,

    de los reinos el ternero,

    de los ríos el pescado,

    ¡oh glorioso vino, divino pecado!

     

    Con el lindo atardecer del llano

    guariqueño, interpretan música del verano

    violines de los molinos de vientos,

    haciendo brotar en momentos

    agua clara para los tormentos.

     

    En la hamaca con el suave vaivén

    la noche obscura contemplo también,

    la luna redonda llora de dolor

    con cuatro luceros y su bella flor,

    pues, las estrellas con el pastor

    el nacimiento del niño ven

    en el camino hacia Belén.

     

    En la medianoche pensando: un quijote.

    Antonio Machado en los cielos celestes

    con eco de sabana nos recita

    sus versos con la cítara

    del hombre que espera la cita:

     

     “Y cuando llegue el día del último viaje,

    y esté al partir, la nave que nunca ha de tornar,

    me encontraréis a bordo, ligero de equipaje,

    casi desnudo, como los hijos de la mar”.

     

    Así cantó un gran señor

    sus versos, el Ruiseñor,

    en tierras de Manapire, una bendición.

    Después sentí con blanca emoción

    a mi pequeño ángel como un santo

    que en el oído me decía:

    vente a dormir con tu manto

    que la noche está bien fría.

     

     

    ÁRBOL DE NAVIDAD

     

     

    ¡Dulce árbol navideño!

    verdadero reloj terrenal,

    sauce frondoso de los mares,

    alegre como la sonrisa

    de las inocentes hormigas,

    como los rostros pecadores

    de los lobos cuando sin darse

    cuenta contemplan estúpidamente

    el juego de sus pequeños cisnes.

     

    Árbol fecundo de navidad

    sahumador de cielos en invierno.

    Tú refrescas con tu verde mirada

    la caída fugaz de la blanca nieve

    que nos corre por los ríos,

    y por unos instantes haces olvidar

    hasta las más obscuras penas.

     

    Árbol radiante de ilusiones.

    Mañana es nochebuena,

    nochebuena de navidad.

    Tendrás muchos abrazos y besos

    a cambio de tus regalos;

    cantará la música del mesías

    anunciando el nacimiento del niño

    y la llegada de los reyes;

     oirás en el celeste cielo

    entristecido el llanto alegre

    de los niños pobres de Venezuela

    que hasta tú los olvidas

    injustamente y sin piedad

    en cada nochebuena de navidad.

     

     

     

    PRESENTIMIENTO

     

    Padre:

    Presiento la partida,

    el viaje sin retorno.

    Mas, no importa

    las almas nobles no regresan,

    viven eternamente como tú.

     

    Querido padre,

    sólo mueren

    los corazones sin alma,

    los hombres sin camino,

    tristes y solitarios.

    Tu vida cristalina

    nos hace sentir

    orgullosos y dignos.

     

    La tarde está muy triste

    el silencio nos invade.

    En el fondo a la ventana

    los pájaros emprenden vuelo

    hacia los azules cielos.

     

    Presiento, querido padre,

    tu retirada

    al jardín de los grandes

    donde las almas buenas

    cuidan de nosotros.

     

    Padre,

    tan triste como hoy,

    aquella misa de San Francisco,

    inolvidable iglesia,

    inolvidable encuentro.

    Tu y mi santa madre a mi lado

    nos miramos en silencio,

    comulgamos para siempre

    la eterna comunión.

    Dios te bendiga

    bello padre

    y espéranos muy pronto

    en el Reino Celestial.

     

     Santa Sofía,  viernes, 5-11-93

     

    SIMPLEZAS

     

    EL AMOR

    ¿Ilusión, realidad, hipocresía?

    ¿Qué es el amor?

    ¿Querer a otros seres,

    o real temor

    de no sentirnos solos

    en la soledad de la vida?

     

    LA MORAL

    ¡Palabra que con orgullo

    brota de nuestros labios

    cuando nos conviene!

     

    EL HONOR

    ¡Palabra sin sentido!

     

    VIVIR

    ¿Vivir es vivir?

    Vivir es:

    saber vivir.

     

     

     

     

     

    JUVENTUD

     

    Rayo de luz divina

    que al sentirte

    has pasado,

    que al mirarte

     no te veo.

    Bella ilusión de la vida

    que en segundos

    sonreímos,

    y en fracciones

    te perdemos;

    para luego

    la larga noche.

    Con dolores

    y tristezas

    preparamos la partida,

    recordando como niños

    los momentos

    ya vividos.

     

     

     

     

    VIVAMOS

     

    El ayer fue un sueño,

    el hoy es la vida misma.

    El mañana sigue siendo

    un sueño esperado.

    Ayer te soñé,

    hoy te quiero.

    Mañana no sé

    si te quiero o te sueño.

     

    Soñando pasamos la vida

    esperando la muerte segura

    y olvidamos vivir la realidad

    que es lo que seguro tenemos,

    por estar pensando en el futuro.

     

    El futuro es el presente

    como el ayer también lo es.

    El pasado de nuestra existencia

    se resume en unos segundos.

    La existencia son segundos,

    vivamos felices unos segundos,

    porque infelices son otros segundos.

     

    El aprender a querer

    los seres que nos rodean,

    la naturaleza creada por Dios

    convierten en siglos y siglos

    los segundos de la vida.

     

     

    JUAN PABLO II POETA DEL MUNDO

    I

    ¡Gracias! Santo Peregrino

    por el regreso de los hijos

    para recibirte en familia

    en tu llegada a Maiquetía,

    bajo el cielo infinito

    pedir tu santa bendición.

     

    II

    ¡Gracias!

    Papa amigo

    Juan Pablo II.

    Nuevamente en Venezuela

    en momentos espinosos

    en que la patria se nos muere

    sin dolientes ni soldados.

     

    III

    ¡Gracias eternas!

    caminante poeta,

    por este segundo privilegio

    de compartir tu mensaje

    jardineros y destructores

    de esta pobre sociedad

     

    IV

    Fe en Dios y justicia social,

    clara luz en las tinieblas

    para esta tierra de Bolívar.

     

     

    CANTO A BOLÍVAR

     

    ¡Oh Bolívar!

    que te recordamos

    como creador de la patria.

    ¡Oh Bolívar! que te recordamos

    como soldado de la guerra

    para lograr la libertad y la paz,

    para hacer una nación

    libre sin distingo de clases,

    aboliendo la esclavitud.

     

    ¡Oh Libertador!

    que nos demostraste

    que aun en los momentos

    difíciles del combate

    nunca hubo en ti odio

    hacia otros pueblos.

    Luchaste por la libertad

    y te enfrentaste al sistema,

    respetaste al vencido

    y eso te llena de gloria.

     

     

    ¡Oh Libertador de las Américas!

     integrador de pueblos hermanos.

    Ojalá que tu ideal se cumpla algún día

    y tengamos para siempre

    una gran nación americana

    donde las fronteras no borren

    nuestro pasado común.

     

    ¿Y que hacemos

    como patria libre?

    si tenemos niños pobres,

    si tenemos la tristeza

    de la madre abandonada,

    del anciano despreciado

    por la misma sociedad,

    del obrero que labora

    y no logra mejorar,

    de los campos que se secan

    por manos de maldad.

     

     ¡Oh patria libre!

     así no te quiero.

    Así no te soñó Bolívar.

    Te sueño grande y hermosa,

    con el niño en la escuela

    y la madre sonreída

    cuando su hijo leche toma

    y aprende la lección,

    por el canto del obrero

    que al llegar  a su hogar

    encuentra todo lleno

    de pequeña felicidad.

     

    Esa es la patria buena

    la que yo quiero que ella sea,

    donde podamos sentarnos

    a compartir el pan del día,

    la alegría con el llanto,

    sin importar la política

    para tratarnos como hermanos

    y parir la gran Venezuela.

    Esa es la patria grande

    que soñó Simón Bolívar. 

     

    GUAIRA QUERIDA

     

    A mi Guaira querida

    con sus calles encendidas

    te brindo este tributo

    por ser joya colonial.

     

    Subidas y bajadas

    mujeres y paisajes

    alegran las mañanas

    de este puerto tropical.

     

    Guaira por qué te quiero tanto,

    Guaira supiste enamorarme,

    con tus mujeres, tus fortines

    y tus calles,

    con el cariño que me diste

    cuando vine.

     

    Guaira retrato del pasado,

    Guaira tu casa Guipuzcoana,

    llora la Ermita,

    por el olvido de su pueblo,

    suena el silbato

    de los trenes que se ahogaron.

     

     Playas y montañas

    riachuelos y sus cielos

    hacen del terruño

    un paraíso del Caribe.

     

    Se oye la voz

    de un gran cantor

    es Luis Santana

    que le canta a su Guaira.